17 formas de dejar de ser controlador en una relación: consejos inspiradores

A nadie le gusta estar cerca de un fanático del control. Una persona a la que le gusta tener el control todo el tiempo puede ser tóxica y manipuladora. Las personas que rodean a un hombre así se sentirían ahogadas a veces, por lo que prefieren la distancia.

Si tiene la tendencia a controlar su relación, entonces es hora de considerar cambiar. Si continúa de esta manera, su pareja o cónyuge podría cansarse y decidir dejarlo.

Otra razón por la que debe considerar el cambio es que ser un fanático del control podría tener un problema subyacente grave. Admitir este problema y desear un cambio puede ayudarlo a mayor escala.

Ahora, centrémonos en salvar su relación. Echa un vistazo a estas formas útiles que pueden evitar que seas tan controlador en tu relación.

17 formas de dejar de ser controlador en una relación

1. Pregúntese qué lo convierte en un fanático del control.
Para corregir su comportamiento problemático, lo primero que debe hacer es averiguar la raíz del mismo. ¿Qué te hizo así? ¿Una experiencia traumática? ¿Ansiedad? ¿Depresión? ¿Problema de confianza? Una vez que lo descubras, sabrás por dónde empezar.

2. Sepa que puede hacer que su pareja se rebele contra usted.
Por favor, comprenda que su comportamiento controlador también puede llevar a un comportamiento negativo en su pareja. Puede hacer que se rebele contra ti. Es decir, él / ella podría sentirse tentado a hacer exactamente lo que no le gusta por enojo.

3. Recuerde que no es su esclavo.
Su pareja o cónyuge no es su esclavo o alguien inferior a usted. Él / ella es tu igual, así que eso significa que no puedes obligarlo a hacer algo en contra de su voluntad. No eres dueño de la persona, recuerda eso.

4. Aprenda a confiar en las decisiones de su pareja.
Uno de los problemas de controlar a las personas es que no confían en las habilidades de los demás. Evite pensar que su pareja o cónyuge no es capaz de tomar buenas decisiones. Si no crees en la persona, entonces, ¿por qué elegiste estar con ella en primer lugar?

5. Ponte en su lugar.
Intenta imaginarte siendo tu pareja. ¿Qué crees que sentirías si estuvieras atrapado con un dictador? ¿Cuánto tiempo podrías quedarte con alguien que te roba la libertad de ser tú mismo y te obliga a comportarte de acuerdo con sus estándares?

6. Acepte que no todo puede salir bien.
No importa cuánto quieras tener el control de todo, nunca lo tendrás. Sí, es posible que pueda manipular algunas cosas para que sigan su camino, pero no siempre funcionará. Hay circunstancias que escapan a su control e incluyen las emociones y la forma de pensar de su pareja.

7. Respete las diferencias.
No espere que su pareja o cónyuge sea como usted en todos los sentidos. Vienes de diferentes orígenes y tienes diferentes personalidades. Si desea una relación pacífica, aprenda a respetar las diferencias de cada uno.

8. Brinde privacidad y espacio.
La transparencia es importante en una relación. Sin embargo, es diferente cuando pides informes de todo lo que hace tu novio las 24 horas del día, los 7 días de la semana. No tiene nada que ver con saber qué come para el almuerzo, qué viste para salir o con quién se encuentra.

9. Deje de usar amenazas para conseguir lo que quiere.
No es saludable usar amenazas solo para hacer que su pareja ceda a sus demandas. Puede lograr que él / ella haga lo que usted quiere por la fuerza, pero podría forzar su relación. Pronto, su pareja o cónyuge podría cansarse de hacer cosas que no le agrada hacer.

10. Sea más paciente y comprensivo.
El hecho de que seas bueno en algo no significa que todos lo sean. Una tarea puede ser sencilla para usted, pero difícil para su pareja. Si este es el caso, evite ser cruel con la persona. No lo presione para que perfeccione algo que le está costando hacer.

11. Evite la paranoia.
Algunas personas son demasiado posesivas porque son paranoicas o ansiosas. Si cree que todo debe estar bajo su control, relájese. Recuerde que no es su responsabilidad cargar con los pesos del mundo. No puedes salvar a todos de decisiones equivocadas o evitar que sucedan todas las cosas malas.

12. Deja de ser perfeccionista.
Nadie es perfecto, así que deja de presionar a tu pareja para que cumpla con todos tus altos estándares. Una relación sana tiene espacio para el crecimiento individual. Es decir, no espere que su pareja o cónyuge nunca lo decepcione. En cambio, siempre que esto suceda, asegúrele su amor incondicional.

13. Reúnete a mitad de camino con tu pareja.
En lugar de querer que todo en su relación siga su camino, aprenda a comprometerse. Tanto usted como su pareja deben tener voz en la relación. No puedes tomar decisiones sin la participación de tu novio. Esto significa ajustes en ambas partes.

14. Lucha contra las inseguridades.
Ser un fanático del control es una señal de inseguridad. Intentas ocultar tus debilidades imponiendo tu dominio. Subconscientemente, quieres parecer duro y aterrador para evitar que alguien intente abusar de ti o hacerte daño.

15. No recurras a la manipulación.
Las manipulaciones incluyen incriminar a alguien, usar sobornos o preparar situaciones para obtener exactamente lo que quieres. El siguiente nivel de control es ser manipulador. Este es un comportamiento muy tóxico, y sería poco saludable y peligroso que alguien permaneciera cerca de usted.

16. Fomentar la salud mental y emocional.
Como se mencionó anteriormente, ser un fanático del control puede ser un signo de un problema mental o emocional subyacente. Podría ser depresión, estrés, ansiedad, baja autoestima o problemas de confianza. Ayúdese cuidando su salud psicológica. Algunos de ellos incluyen dormir lo suficiente, hacer ejercicio y relajarse con regularidad.

17. Busque ayuda.
Si sabe que está sufriendo emocional o mentalmente y se está saliendo de control, busque ayuda. Consultar a un psiquiatra o someterse a sesiones de asesoramiento no es algo de lo que avergonzarse. Además, asegúrese de hablar sobre esto con su pareja, familia y amigos de confianza.

Es hora de aflojar el agarre

Está bien no tener el control todo el tiempo. Está bien si las cosas no salen como esperas. Está bien tener una pareja que sea diferente a la persona ideal.

Una vez que aprenda a dejar que las cosas fluyan naturalmente, podrá disfrutar de la vida de una manera más relajada y pacífica. Prepárese para las sorpresas, sea amado genuinamente y aprenda a amar incondicionalmente.

 

Deja un comentario